Browsing Tag

Salud Integral

Asma, CMT, Medicina Alternativa, Medicina tradicional, Salud

Mi quincena era como: “Ahorra, porque en un mes, ya sabes, crisis asmática y hospital”

Mis padecimientos comenzaron en octubre de hace 4 años. Eran constantes gripas y tos. Una gripa me duraba 3 semanas y se me complicaba en tos crónica e infección. Llegaba a tal grado de tomar Amoxicilina, Gentamicina… bueno, todo lo que acabara en “ina”. Ya era demasiada medicina y antibiótico y, lo peor, era que no cedía la tos. Llegué al punto en que ya no podía caminar 20 metros. De plano, me paraba y no podía respirar. Era el clásico “me falta aire”, entonces acudí al hospital de emergencia, me internaron una semana y ahí me diagnosticaron asma, ya tenía 25 años, pero yo no sabía que era asmática.

25 años sin nada y, de repente, “eres asmática”, yo no lo creía. Fui atleta, basquetbolista, futbolista en el lapso de la universidad y desde la primaria he hecho mucho ejercicio. No lo podía creer, menos a la edad que yo tenía, no había presentado síntoma y ningún doctor me lo había dicho hasta entonces.

En el hospital me dieron seguimiento, fui a ver neumólogos, una clínica de alergia… Cuestiones así, piquetes e inyecciones, pero al final de cuentas todo era medicina alópata, nunca fue un tratamiento en sí, sino me trataban cada que caía en crisis: Prednisona, Teofilina, Teolong…! Inyéctate todo! El chiste era que saliera y pudiera respirar. Nunca tuve un tratamiento adecuado, sólo era para controlar la alergia; las medicinas y todo eso, eran como alternativas.

A mí no me podía dar gripa porque, al día siguiente tenía broncoespasmos en el pecho y tenía que ir a nebulizaciones. Todo me generaba una crisis asmática, así que, una gripa la tenía que cortar de tajo, pero ya, con el famoso Co-Tylenol o posteriormente el Paracetamol con epinefrina o Clorfenamina que me recetaban los neumólogos para quitármela; de lo contrario me podría generar una crisis osmática.

En un año, casi cada dos meses me internaban. Si hacía calor, que por que hacía calor; si hacía frío, porque hacía frío; si salía y caminaba 200 metros, aun cuando llevaba sombrilla, el simple hecho de que mi cuerpo sintiera mucho calor, ya era gripa; era muy delicada en ese aspecto. Cuando me internaba, era por una semana. Soy alérgica a la Teofilina y a la Prednisona, me causan taquicardia y me quitan el potasio, así que me las suministraban, pero en menores dosis, y no en las que deberían ser para liberar mis pulmones que eran los que se saturaban. Yo sentía que me dolían, así como algo muy tierno, indefenso. Hasta respirar profundo me dolía por lo mismo de la enfermedad.

“A mí no me podía dar gripa porque, al día siguiente tenía broncoespasmos en el pecho y tenía que ir a nebulizaciones. Todo me generaba una crisis asmática así que, una gripa la tenía que cortar de tajo, pero ya.”

Eso me ocasionaba dolor tanto de pecho como de la espalda en los pulmones.

Seguir leyendo