Asma, CMT, Medicina Alternativa, Medicina tradicional, Salud

Mi quincena era como: “Ahorra, porque en un mes, ya sabes, crisis asmática y hospital”

Mis padecimientos comenzaron en octubre de hace 4 años. Eran constantes gripas y tos. Una gripa me duraba 3 semanas y se me complicaba en tos crónica e infección. Llegaba a tal grado de tomar Amoxicilina, Gentamicina… bueno, todo lo que acabara en “ina”. Ya era demasiada medicina y antibiótico y, lo peor, era que no cedía la tos. Llegué al punto en que ya no podía caminar 20 metros. De plano, me paraba y no podía respirar. Era el clásico “me falta aire”, entonces acudí al hospital de emergencia, me internaron una semana y ahí me diagnosticaron asma, ya tenía 25 años, pero yo no sabía que era asmática.

25 años sin nada y, de repente, “eres asmática”, yo no lo creía. Fui atleta, basquetbolista, futbolista en el lapso de la universidad y desde la primaria he hecho mucho ejercicio. No lo podía creer, menos a la edad que yo tenía, no había presentado síntoma y ningún doctor me lo había dicho hasta entonces.

En el hospital me dieron seguimiento, fui a ver neumólogos, una clínica de alergia… Cuestiones así, piquetes e inyecciones, pero al final de cuentas todo era medicina alópata, nunca fue un tratamiento en sí, sino me trataban cada que caía en crisis: Prednisona, Teofilina, Teolong…! Inyéctate todo! El chiste era que saliera y pudiera respirar. Nunca tuve un tratamiento adecuado, sólo era para controlar la alergia; las medicinas y todo eso, eran como alternativas.

A mí no me podía dar gripa porque, al día siguiente tenía broncoespasmos en el pecho y tenía que ir a nebulizaciones. Todo me generaba una crisis asmática, así que, una gripa la tenía que cortar de tajo, pero ya, con el famoso Co-Tylenol o posteriormente el Paracetamol con epinefrina o Clorfenamina que me recetaban los neumólogos para quitármela; de lo contrario me podría generar una crisis osmática.

En un año, casi cada dos meses me internaban. Si hacía calor, que por que hacía calor; si hacía frío, porque hacía frío; si salía y caminaba 200 metros, aun cuando llevaba sombrilla, el simple hecho de que mi cuerpo sintiera mucho calor, ya era gripa; era muy delicada en ese aspecto. Cuando me internaba, era por una semana. Soy alérgica a la Teofilina y a la Prednisona, me causan taquicardia y me quitan el potasio, así que me las suministraban, pero en menores dosis, y no en las que deberían ser para liberar mis pulmones que eran los que se saturaban. Yo sentía que me dolían, así como algo muy tierno, indefenso. Hasta respirar profundo me dolía por lo mismo de la enfermedad.

“A mí no me podía dar gripa porque, al día siguiente tenía broncoespasmos en el pecho y tenía que ir a nebulizaciones. Todo me generaba una crisis asmática así que, una gripa la tenía que cortar de tajo, pero ya.”

Eso me ocasionaba dolor tanto de pecho como de la espalda en los pulmones.

Seguir leyendo

Diabetes, Medicina Alternativa, Medicina tradicional, Salud

Congregación Mariana Trinitaria me devolvió la salud en 1 mes, después de buscarla por 12 años

Hace 20 años empecé a tener problemas de visión, veía borroso, sentía que se me iba la vista par momentos. Esta junto a un problema de salud que tuvo mi padre, creo que me afectó un poco, pues una de las veces que iba a verlo, durante el viaje me daban muchas ganas de orinar, recuerdo que me detuve hasta 20 veces durante el viaje; también por las noches me levantaba varias veces por las ganas de orinar.

No le tomaba mucha importancia, hasta cuando acudí al médico general de mi comunidad a que me revisaran, el diagnóstico fue que yo tenía Diabetes. Me recetó medicamentos y aseguró que mi tratamiento debía ser de por vida, además de indicarme una dieta rigurosa. Esta noticia tuvo un impacto terrible en mi vida, me juzgué marcado… emocionalmente muy mal, sentí muchas ganas de llorar. Conocía poco de esa enfermedad y sabía que era muy difícil vivir con ella. Hasta entonces no había tenido que acudir con médicos, no era enfermizo.

Saber que tenía Diabetes me deprimió. Empecé a bajar de peso. Me volví perezoso, estaba cansado todo el tiempo, me sentía sin fuerzas para caminar o subir escalones. Noté que al bañarme y peinarme se me caía el cabello, la barba y el bigote dejaron de crecerme, me veía demacrado con los pómulos saltados. No tenía deseos de comer y al mismo tiempo se me antojaba comer de todo, fue muy complicado adaptarme a las dietas. Bajé 17 kilos en menos de tres años.

Después del médico general, asistí con un médico especialista en la Ciudad de México. El me dio el mismo diagnóstico: Diabetes. Me mandó a realizarme estudios y me recetó medicamentos, uno de ellos era ‘Avandia’, es un medicamento controlado, está prohibido y podría causarme un infarto. Recetarme un medicamento tan caro que me podía llevar a la muerte, me hizo desconfiar de los medicamentos.

Visité un médico que es conocido mío, su actitud fue muy pesimista, me causó mucho desánimo y desesperación. Una vez más consulté a otro doctor, un joven médico que me hizo sentir bien y no me restringió tanto en mi alimentación.

“Me considero de un carácter fuerte, pera el diagnóstico repetido de Diabetes doblegó mi cuerpo y espíritu: inclusive, eL sólo hecho de subir dos escalones me agotaba con mucha facilidad.

Dejé de bajar en mi huerto de mangos. pues prefería quedarme acosado en el sillón todo el día; realmente vivía una situación desesperante y terrible.

Seguir leyendo

blog
Desarrollo Integral, Hemorroides, Medicina Alternativa, Medicina tradicional, Salud

¡No es la cirugía la única opción a la Hemorroides!

Llevo más de 20 años con hemorroides. Me sentía muy mal. Mi estómago se inflamaba mucho. Por mi trabajo tengo derecho al ISSSTE, pero los médicos me daban la cirugía como única solución a mis hemorroides.

En total acudí con 12 médicos. Lo único que me daban eran pomadas y ungüentos. Sinceramente jamás vi resultados. Nunca sentí una leve mejoría. Siempre terminaban diciéndome que la única opción era la cirugía, afortunadamente nunca acepté, gracias a que algunos de mis compañeros y conocidos me advertían que era muy doloroso y complicado; además, de que un tiempo después el mal volvía.

También padecí de mis nervios y no le tomaba sabor a la comida. Sufrí de gastritis y estreñimiento por mucho tiempo.

Otro problema que padecí fue en mi piel, pues tenía mucha resequedad, se veía quemada y eso, luego se volvió manchas en mis brazos.

“Mi digestión ha mejorado mucho, mi piel la siento y la veo muy bien. He bajado de peso, disfruto mis alimentos y duermo perfecto”.

Me enteré de Congregación Mariana Trinitaria por medio del periódico y sentí confianza con el caso que leí. La información del testimonio fue lo que me motivo a darme otra oportunidad a tratarme de forma diferente.

Seguir leyendo

Desarrollo Integral, Desarrollo social, Estrés, Medicina Alternativa, Medicina tradicional

Enfermedad del suicidio; neuralgia del nervio Trigémino

Me llamo Ana Revilla Gutiérrez y esta es mi experiencia con la “Medicina Tradicional Integral” de Congregación Mariana Trinitaria. Mi enfermedad comenzó desde hace ya tres años cuando empecé a padecer de dolores de cabeza intermitentes, yo asumí que eran solo migrañas y comencé a automedicarme, tomaba ácido acetilsalicílico o paracetamol para aliviar el dolor de cabeza pero era muy ligero el alivio que me proporcionaban, así se me hizo costumbre tener ese dolorcito casi todos los días que de manera intermitente se volvía más intenso, y me hacía recurrir a las pastillas para seguir con mi rutina, pero el alivio era solo de un diez por ciento de lo que sentía. Los dolores que padecía provocaban que yo estuviera de mal humor todo el tiempo, ya no quería hacer nada, buscaba descansar continuamente; mi familia resintió mi situación porque ya no podía estar al pendiente de ellos ni atenderlos, que los hacía sentirse impotentes al verme en ese estado.

Hace aproximadamente 15 días se me acentuó el dolor de cabeza y comenzó a dolerme intensamente media cara, los dientes y el oído, al despertarme sentía la mejilla izquierda muy inflamada junto con un dolor en los dientes que era insoportable; los últimos 4 o 5 días estuve muy mal, ya no aguantaba ya era macho el dolor en los oídos me lloraba el ojo izquierdo y en la cara sentía punzadas muy fuertes; por eso fui a atenderme con un médico que me dijo que tenía un nervio muy inflamado, este nervio atraviesa por el oído, la mejilla y llega hasta la frente, era el nervio trigémino. Me recetó Carbamazepina (medicamento anticonvulsivo) junto con Ketorolaco y Tramadol, pero estos medicamentos solo me hacían sentirme peor, me daban muchos mareos, me iba de lado y me provocaban vómito tras vómito, ya no podía hacer ninguna actividad, mejor me acostaba para no sentir que se me movía toda la cara, pero aún acostada tenía mareos.

“Poco más de tres años padecí dolores de cabeza, la Medicina Tradicional Integral las alivió prontamente”

 

Seguir leyendo

CMT, Desarrollo social, Medicina Alternativa, Medicina tradicional

Tuve un accidente, quedé inmovilizada y con secuelas de epilepsia, crisis convulsivas y ausencias

Visité Congregación Mariana Trinitaria por un accidente que tuve al golpearme la segunda y tercera cervical, quedé inmovilizada. Llegué caminando, pero iba muy adolorida y con secuelas de epilepsia, crisis convulsivas y ausencias. Todo sucedió cuando estaba en una fiesta infantil, atrás de mi estaba un columpio sin cimentar, por lo que se me vino completamente hacia la nuca.

Visité a un neurólogo y me hicieron varios estudios. Revisaron mi columna, estaba un poco desalineada y tenía que estar en observación. Me dieron tratamiento neurológico y anticonvulsivo. Este suceso fue el 25 de febrero del 2011.

Me enteré de Congregación Mariana Trinitaria por una familia que se atendió aquí mismo. Me comentaron que la señora había tenido un accidente y acudió a tratarse en Congregación Mariana Trinitaria; me dio su testimonio y la vi tan bien que me contagió de mucha confianza, por la forma que se expresó de la recuperación tan rápida en su estado de salud.

En base a ese testimonio, llamé a Congregación Mariana Trinitaria y concerté una cita para atenderme. Cuando me hicieron la valoración, detecté muchas cosas que no sabía que tenía, y en el transcurso de 3 días que duró mi tratamiento, empecé a sentir situaciones de mejoría; como el caminar con seguridad lo cual antes no podía. Sentía mucho dolor y angustia, tenía una sensación de ausencia, que ahora ya no tengo. Estas mejoras la he sentido en estos 3 días de mi tratamiento, que fue más psicológico y mejoré un 75 por ciento.

“Ahora estoy más unida a mi esposo, me siento feliz; esta misma unión y felicidad la transmito a mis hijos y veo a ellos más sanos y felices”.

Al estar en tratamiento psicológico resolví muchas dudas, me ayudaron a comprender y a entender el miedo que yo sentía por el accidente; ya no me siento débil, ahora tengo muchas ganas de hacer las cosas, las ausencias que tenía desaparecieron, me siento con muchos ánimos.

Seguir leyendo

Desarrollo Integral, Lupus, Medicina Alternativa, Medicina tradicional, Salud

Después de 14 años, aprendí lo que realmente es vivir

Mi nombre es Luz María Osorio Becerra y tengo 34 años de edad. Mi problema empezó hace 14 años. Comencé a retener líquidos en riñón, corazón y todos los órganos vitales. Fui con un médico y me internaron en el hospital. Me empecé a sentir peor, pero me dieron de alta. Fui a otra valoración con otro médico internista, donde estuve 2 días hospitalizada y me dijeron que, si no arrojaba el excedente de líquido con medicamentos, me iban a hacer una incisión en el corazón porque ya estaba muy grande. Mi mamá, en su preocupación, me llevó con el cardiólogo para ver el problema y fue él quien me diagnosticó que padecía Lupus.

Se me empezaron a formar manchas en la cara y tenía la piel agrietada. Empecé con cansancio, malestares varios y la comida no me sabía. De ahí me recetaron vitaminas y Bedoyecta inyectada para poderme levantar. Con él estuve estable, pero tenía recaídas donde me daban mareos y empecé a tener convulsiones; fue un tratamiento de 10 años.

pres_13dic

Me hacían estudios cada mes para checar mi hemoglobina, pero nunca me la llegaron a subir, porque me decían que mi enfermedad así se manifestaba, atacando la sangre. Sólo una vez tuve mi hemoglobina en 12, que es el rango normal.

Un tiempo después salí embarazada y mi doctor me dijo que no podía ser, porque tenía lupus y era muy riesgoso, pero gracias a Dios no tuve ninguna recaída. Después del embarazo, tuve una depresión postparto durísima y regresé con la retención de líquidos, mal sabor de boca, desmayos, crisis convulsivas; lo mismo que antes había sufrido. Estuve 2 años con estos síntomas.

Comencé con trastornos de sueño aunado a crisis convulsivas. Me recetaron el Rivotril. Para mí fue muy pesado, me tenía que levantar temprano y manejar, me sentía mareada con mucho sueño y no coordinaba. Empecé con 10 gotas y lo terminé, porque ni con eso conciliaba el sueño. Ya era tanto medicamento el que me estaban inyectando que mi cuerpo estaba inflamado, me veía hinchada.

“Empiezo a vivir otra vez, porque antes no era vivir: Yo me decía: ya aprendí a vivir con el dolor, pero eso no era vida. Vivir con un dolor y estar siempre con ese dolor, no es vida. Ahora no, ya aprendí lo que es realmente vivir, después de 14 años”.

 

Seguir leyendo

CMT, Desarrollo Integral, Medicina Alternativa, Medicina tradicional, Salud

Como nos decían antes las abuelitas: con un té y unas hierbas, con eso te curas

Ya eran dos años que venía arrastrando este problema. Tenía dolores de cabeza, colitis, gastritis, esofagitis y un dolor muy fuerte en la parte del hígado. Había ido de médico en médico y no había podido encontrar una solución. Visité varios médicos generales y me dijeron que era colitis, otros me indicaron que era gastritis o esofagitis, que tenía inflamados los intestinos y el hígado.

Me sentía tan agotada, porque no descansaba como debía. A veces me dormía y amanecía como si no hubiera dormido, con ese mal humor que tenía últimamente, gritándoles a mis hijos para que se levantaran, llegando al trabajo corriendo y de malas.

Mi trabajo es muy estresante. Estoy desde las 7 de la mañana hasta casi las 8 de la noche. Es un lugar donde siempre estamos bajo presión, tenemos que trabajar muy rápido y prácticamente no tenemos vida propia; siempre estamos metidos en el trabajo y creo que todo eso nos lleva a tener este tipo de padecimientos y, más que nada, uno es dejado y no se cuida como debe ser. Anteponemos el trabajo a nuestra propia salud.

Tuve muchos problemas familiares. Exactamente hace un año tuve dificultades con mi esposo por sus problemas de alcoholismo. Todo eso me llevó a tener mucho estrés. Casi llegué a tener una parálisis facial por los mismos problemas. Era mucho, mucho el pleito y los conflictos que llegamos a tener, fue terrible. A raíz de eso me fui enfermando más y más, hasta que llegó un momento que ya no pude más. Con los médicos que me atendían no sentía el alivio. Yo me tomaba los medicamentos, a veces tanto medicamento que tomaba, en vez de hacerme bien, me hacía más daño. Ya no quería más medicamentos. Estaba muy cansada de estar tomar tantas medicinas que no me ayudaban a nada al final de cuentas.

Aunque digan que es poquito lo que te cobran, pues no. Porque vas una vez y no te funciona, vas otra vez y tampoco… ¿Cuántos trata- mientos llevas encima? A veces de 200 y 300 pesos, si hacemos cuentas, te gastas en 4 consultas hasta 2000 pesos; cuando no te resulta nada, es como si tiraras el dinero la basura.

“ No hay necesidad de que vayas a la farmacia a llenarte de medicamentos, yo envenenaba mi cuerpo con tantas medicinas y, créanme, ahora una pastilla no me he tomado ”

Seguir leyendo

CMT, Desarrollo Integral, Equinoterapia, Hipoterapia, Medicina Alternativa, Salud

Equinoterapia; alternativa en el desarrollo integral

IMPORTANCIA DE LA EQUINOTERAPIA EN EL SER HUMANO

La EQUINOTERAPIA, también es conocida como HIPOTERAPIA y esta data desde los años 458 – 377 a.C. En aquel entonces, Hipócrates, el Padre de la Medicina, mencionó en su libro “LAS DIETAS”, lo saludable del ritmo del caballo al andar; es donde recomendaba a sus pacientes, incluso, en fase terminal, que dieran pequeños paseos a caballo diariamente ya que estaba convencido de que no solo mejoraría la salud física, si no que mejoraría su estado de ánimo.

blog-6dic4

La EQUINOTERAPIA  utiliza al caballo como un instrumento natural para  rehabilitación física, psíquica y social; esto se consigue a través de una interrelación entre el paciente, el caballo y el terapeuta; teniendo como resultado mejoría, disfrute y aprendizaje.

La mayor aportación la encontramos en ciertas características que el caballo transmite por medio del lomo y sus movimientos:

  • Transmite su calor corporal (38 grados centígrados) que pasa al cinturón pélvico y  las piernas.
  • El impulso rítmico (90 a 110 pulsaciones por minuto)  se transmite al cinturón pélvico del paciente y este pasa por la columna vertebral, llegando el mensaje hasta el cerebro.

BENEFICIOS DE LA EQUINOTERAPIA

Seguir leyendo

Medicina tradicional, Salud, Sindrome de Down

El efecto de la atención integral de salud sobre la maduración neurológica de un paciente con Síndrome de Down

El Síndrome de Down es una enfermedad cada vez más frecuente en el mundo y aunque no se tienen datos precisos en México del número de personas con este padecimiento, se estima globalmente, que se presenta 1 caso por cada 600 a 700 niños nacidos vivos, en función de la edad de la madre. Dentro de estas estadísticas se encuentra el caso de Gerónimo, un joven de 26 años de edad, portador de Síndrome de Down, a quien el Modelo de Medicina Tradicional Integral de CMT le abrió las puertas cuando acudió por padecer trastornos característicos de este tipo de pacientes.

blog22

Gerónimo, como todo con este síndrome, era sensible a padecer problemas bronquiales crónicos, situación que se presentaba con mayor frecuencia en los últimos años y que ya no cedía a los tratamientos convencionales; además, había desarrollado un problema de ansiedad que lo manifestaba comiendo compulsivamente, dando como resultado lógico sobrepeso y agravación de sus problemas cotidianos de estreñimiento.

Margarita López Jiménez, madre de Gerónimo, comenta:

“Cuando llegamos a Congregación Mariana Trinitaria, Gerónimo se quejaba mucho de su estómago y de sus bronquios. Tenía un poco de sobrepeso, estaba un poco más ausente, casi no convivía con los otros niños; comía de modo exagerado y tenía problemas de evacuación”.

Seguir leyendo

CMT, Medicina tradicional, Salud

A CMT llegué “destrozado”, hoy siento una recuperación al 100 por ciento

El cáncer de testículo es un tipo de cáncer que generalmente se origina en el testículo, una parte del sistema reproductor masculino, aunque también se puede manifestar inicialmente en el abdomen o en el tórax (mediastino). Su causa es hasta el momento desconocida.

El blanco principal son los jóvenes. Los especialistas coinciden en que esta enfermedad es más propensa en hombres de 15 a 30 años.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) precisó que, hasta 2011, el cáncer testicular sólo se registra entre el 1 y 1.5% de los hombres en todo el mundo. Pero cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el Distrito Federal, también de 2011, plantean que este tipo de cáncer ha aumentado casi 30% en los últimos 10 años.

“Mi enfermedad comenzó hace aproximadamente 5 años. Me di cuenta porque comencé con una pequeña inflamción en los testículos. Pensé que no era grave, así que asistí a mi unidad médica”

pres_29novfb

“Me checaron, pensaron que era una inflamación y me dieron medicamentos; pero desafortunadamente me tuvieron en tratamiento de 1 mes que de nada sirvió. Después me mandaron a hacer unos estudios, en los que la doctora checó que al parecer era algo más grave”

Seguir leyendo