Browsing Category

Lumbalgia

CMT, Desarrollo Integral, Lumbalgia, Medicina Alternativa, Medicina tradicional, Salud

Congregación Mariana Trinitaria; mi esperanza de recuperación

Mi nombre es Arturo Ilescas Delgadillo. Tengo 39 años de edad. Me desempeño como chofer desde los 18 años y hace 13 años empecé a padecer de lumbalgia. Este diagnóstico lo obtuve tras sentir dolores y molestias en la espalda baja, por lo que acudí al médico. Él me indicó 3 meses de reposo y medicamentos que aliviaron mis malestares en 15 días y pude reiniciar con mis labores normales. Sin embargo, poco tiempo después me viene un dolor muy fuerte que no me permitió manejar ni hacer nada más.

Acudí a ver a un médico ortopedista quien solicitó un estudio de resonancia magnética y resulté con una hernia de disco muy avanzada, pues la hernia había comprimido las raíces nerviosas formando la famosa “cola de caballo”. El dolor ya no me dejaba mover el cuerpo. La opción que dio el doctor era la cirugía. Yo la acepte de inmediato y me programaron de urgencia para el día siguiente en una clínica particular. Luego de operarme me dieron de alta al día siguiente, para continuar en reposo y con medicamento que seguí al pie de la letra.

Tras las revisiones iniciales mensuales en las que me decían que iba muy bien en mi recuperación, en el quinto mes me empezó una molestia y al octavo mes regresó el mismo dolor, por lo que me volvieron a hacer una resonancia magnética indicando el desarrollo de fibrosis que nuevamente comprimía las raíces nerviosas, percatándose además de la presencia de otra hernia entre las vértebras L4 y L5. La única forma de solucionarlo era que me sometiera a una nueva intervención quirúrgica en el Hospital Juárez; me rasparían el hueso para eliminar la fibrosis y eliminarla segunda hernia.

Acudí con un acupunturista tratando de buscar otro medio por el cual aliviar mi dolor, pero no sentí una mejoría, sólo era un alivio temporal; lo único que hacia eran bloqueos con lidocaína y al pasar el rato yo seguía igual. Fue dinero tirado a la basura en un tratamiento que no sirvió.

“En sólo dos sesiones siento que me he recuperado en un ochenta por ciento, mis familiares me encuentran con mucho mejor ánimo.”

Mis dolores eran muy intensos y desesperantes, ya no los aguantaba, no era vida; como con la primera cirugía sentí mejoría, acepté una segunda intervención con el mismo médico. Esta vez resentí más el procedimiento, ya que fue con anestesia general, lo que hizo que mi recuperación fuera más lenta y tardé más para reincorporarme a mis actividades. Acudí puntualmente a mis revisiones, al cabo del tercer mes yo seguía con molestias tras la operación. Uno de los doctores del equipo que me intervino me comentó que el dolor seria constante por 4 ó 5 meses, pues me habían raspado el hueso; sin embargo, el dolor nunca disminuyó, al contrario, en el décimo mes tras la segunda intervención, nuevamente el dolor inicial tan intenso regresó. De nueva cuenta me realizaron una resonancia magnética, la tercera, y resultó que la fibrosis volvía a brotar ahora más fuerte.

Seguir leyendo