Browsing Category

Hemiplejia

CMT, Desarrollo Integral, Hemiplejia, Medicina Alternativa, Medicina tradicional, Salud

“No sólo me ayudaron a recuperar la movilidad, sino también a recuperar lo que los griegos llaman el psique, la mente..y el nous del alma”

Yo tengo 3 años padeciendo de una hemiplejia, hemiparesia, del lado izquierdo, a causa de un accidente automovilístico. Tuve un traumatismo craneoencefálico, que hubo un caudal de sangre en el área optaminal derecha del cerebro, paralizando el cuerpo izquierdo, de los pies a la cabeza.

Hace tres años fue el accidente. Durante ese tiempo tuve una recuperación muy, muy lenta. Yo calculo que, en ese tiempo, antes de entrar aquí a CMT, tuve una recuperación del 70%. Había dificultad para mover la pierna, la rodilla y el pie… También el brazo y la mano, y en términos generales, además había problemas serios de inflamación del intestino, imposibilitando que yo evacuara correctamente. Desde hace 3 años estoy en tratamiento psiquiátrico, uso senósidos para poder apoyar a mi intestino. Y use tratamiento psiquiátrico, el mayor problema es que siempre estaba cansada, siempre tenía sueño. Así fueran las 10 u 11 de la mañana ó 5 de la tarde, siempre tenía sueño. No sentía energía, no sentía vitalidad, y el psiquiatra me apoyó, porque la otra es que no podía dormir y entonces me inducían el sueño y el despertar. Entonces, me medicaban para dormir y activar la vigilia. En grande rasgos, a parte de la movilidad, esos eran mis problemas de salud más graves.

Yo me atendí en Cuba en el Centro Internacional de Restauración Neurológica, en diciembre del 2010, al primer año de mi accidente. A mí, los cubanos me sometieron a muchos estudios de diferente tipo. Me dijeron que lo único que estaba inerte era parte de mi cerebro, mi capacidad cognitiva estaba perfectamente. Que lo único que había era un gran compromiso motriz y que cuando yo recuperara la motricidad, iba a recuperar la armonía intestinal, la vigilia, la posibilidad de dormir. Por eso me indicaron que, regresando a México, asistiera con un psiquiatra. En el desempeño laboral, en mi vida general, el accidente trastocó mi vida porque yo era una persona que corría y corría. Y entendí perfectamente a John Lennon cuando decía que la vida es eso que te pasa cuando tú empiezas a planear la vida, vivir la vida. A mí me pasó el accidente en un momento en que yo estaba plena, yo hacía muchas cosas, en la motricidad me frenó, me frena mediante el no poder desplazarme rápidamente a un lugar, no poder coger una botella con la mano izquierda, no poder abrocharme el pantalón yo sola, depender de la ayuda de los demás. En mi familia hubo una sobre protección, mi mamá me decía que cómo se me ocurría a mí, que después del accidente tan grave que tuve, volver a manejar. Mi abuelo decía que si el caballo te tira, lo que debes hacer es subirte de inmediato para que el animal no sienta que le agarres miedo, y para que no le agarres miedo entonces a los 3 meses de mi accidente, yo empecé a manejar de nuevo, vehículo automático porque pues con una mano, sólo eso podía manejar. Me apoyaba de un bastón.

En términos laborales lo que más requiero es mi cabeza, y como ahí no hubo un daño profundo… en donde hubo cambios fue en el quehacer diario, en poder ir al baño yo sola, abrocharme el pantalón, subirme los calzones, bañarme… Pero de ahí en más, eso fue todo. Durante ese tiempo, calculo que recuperé en un 50% el movimiento de mi cuerpo.

Seguir leyendo