Desarrollo Integral, Desarrollo social, Estrés, Medicina Alternativa, Medicina tradicional

Enfermedad del suicidio; neuralgia del nervio Trigémino

Me llamo Ana Revilla Gutiérrez y esta es mi experiencia con la “Medicina Tradicional Integral” de Congregación Mariana Trinitaria. Mi enfermedad comenzó desde hace ya tres años cuando empecé a padecer de dolores de cabeza intermitentes, yo asumí que eran solo migrañas y comencé a automedicarme, tomaba ácido acetilsalicílico o paracetamol para aliviar el dolor de cabeza pero era muy ligero el alivio que me proporcionaban, así se me hizo costumbre tener ese dolorcito casi todos los días que de manera intermitente se volvía más intenso, y me hacía recurrir a las pastillas para seguir con mi rutina, pero el alivio era solo de un diez por ciento de lo que sentía. Los dolores que padecía provocaban que yo estuviera de mal humor todo el tiempo, ya no quería hacer nada, buscaba descansar continuamente; mi familia resintió mi situación porque ya no podía estar al pendiente de ellos ni atenderlos, que los hacía sentirse impotentes al verme en ese estado.

Hace aproximadamente 15 días se me acentuó el dolor de cabeza y comenzó a dolerme intensamente media cara, los dientes y el oído, al despertarme sentía la mejilla izquierda muy inflamada junto con un dolor en los dientes que era insoportable; los últimos 4 o 5 días estuve muy mal, ya no aguantaba ya era macho el dolor en los oídos me lloraba el ojo izquierdo y en la cara sentía punzadas muy fuertes; por eso fui a atenderme con un médico que me dijo que tenía un nervio muy inflamado, este nervio atraviesa por el oído, la mejilla y llega hasta la frente, era el nervio trigémino. Me recetó Carbamazepina (medicamento anticonvulsivo) junto con Ketorolaco y Tramadol, pero estos medicamentos solo me hacían sentirme peor, me daban muchos mareos, me iba de lado y me provocaban vómito tras vómito, ya no podía hacer ninguna actividad, mejor me acostaba para no sentir que se me movía toda la cara, pero aún acostada tenía mareos.

“Poco más de tres años padecí dolores de cabeza, la Medicina Tradicional Integral las alivió prontamente”

 

Ya había oído acerca de la “Medicina Tradicional Integral” y me comentaron que, si quería ir a Congregación Mariana Trinitaria, les dije que sí, ya estaba desesperada. Me veía muy pálida con los labios morados y la boca seca. Mi lengua tenía muy poca movilidad y se me iba de lado. Cuando asistí, al iniciar mi valoración, me indicaron que los medicamentos que tenía indicados no eran los correctos para tratar mis dolores y, que lo que yo padecía, era posiblemente debido al estrés o  algún coraje que pude haber tenido;  también me diagnosticaron problemas intestinales. Sentía la lengua torpe, coma qua “arrastraba” las palabras y era difícil que la gente entendiera lo que decía.

En Congregación Mariana Trinitaria me asignaron un tratamiento durante dos sesiones. Tras la primera sesión, al día siguiente, mi dolor de cabeza se redujo en un cincuenta por ciento, mi forma de hablar se corrigió y al final del tratamiento los dolores de cabeza se redujeron en un ochenta por ciento; casi habían desaparecido todos mis síntomas. Mi forma de hablar ya era correcta y hasta el color de mi piel cambió. ¡Mi vida empezó a recuperarse!

Mis familiares notaron que me encontraba ya muy mejorada. Mi hijo fue quien se percató que tenía un mejor color de piel, que dejó de ser cenizo, como marchito, y que mi manera de hablar era totalmente diferente. El brillo de mis ojos regreso y ya me levantaba desde temprano a hacer mis acuidades diarias.

Recomiendo a la gente que confíen en la “Medicina Tradicional Integral” de Congregación Mariana Trinitaria, que vengan a atenderse porque es realmente una maravilla lo que han hecho conmigo. Durante años padecí

dolores muy fuertes y hoy me encentro aliviada. Mi familia y yo no tenemos forma de agradecer lo que han hecho por mí.

El nervio trigémino

El nervio trigémino o nervio trigeminal (del lat; uigeminus, de tres mellizos) también conocido como quinto par craneal o V par, es un nervio craneal mixto, es decir que tiene ramas motoras y sensitivas: es muy importante: y el mayor de todos. ya que ocupa más de un tercio del total del volumen y es el más elástico. Se divide en tres porciones principales:

El nervio oftálmico lleva información sensorial del cuero cabelludo y frente, párpado superior, la cornea, la nariz. la mucosa nasal, los senos frontales y partes de las meninges.

El nervio auxiliar lleva información sobre el párpado inferior y la mejilla, la nariz, el labio superior, los dientes superiores, la mucosa nasal, el paladar y el techo de la faringe, los senos maxilar etmoidal y esfenoidal.

El nervio mandibular lleva información del labio superior, dientes inferiores, barbilla, de dolor y temperatura de la boca. La sensibilidad gustativa de los dos tercios anteriores de la lengua, acompaña a una rama de este nervio, la lingual, aunque estos tipos de fibras nerviosas luego se desvían para formar parte del par VII.

Post anterior Siguiente post

También te gustará